La Red de infancia, adolescencia y juventud del Oriente Antioqueño, escribió un manifiesto frente al Día del Niño. Tras un contexto general, se ubica en las necesidades más sentidas de los pequeños de la Región.

“La primera infancia es la etapa del ciclo vital en la que se establecen las bases para el desarrollo cognitivo, emocional y social del ser humano. Comprende la franja poblacional que va desde el nacimiento a los seis (6) anos de edad. Desde la primera infancia, los niños y las niñas son sujetos titulares de los derechos reconocidos en los tratados internacionales y en la Constitución Política. Son derechos impostergables de la primera infancia, la atención en salud y nutrición, el esquema completo de vacunación, la protección contra los peligros físicos y la educación inicial. En el primer mes de vida deberá garantizarse el registro civil de todos los niños y niñas (Ley 1098 de 2006).

La comunidad internacional ha aceptado y promueve el derecho de los niños al desarrollo. La Convención sobre los Derechos del Nino destaca con claridad la importancia del desarrollo del niño, la primera infancia cuando dice que todos los niños y niñas tienen derecho a desarrollarse «en la máxima medida posible» (Articulo 6) y que «los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social» (Articulo 27).

Al ser el desarrollo integral de los niños y de las niñas un derecho universal, se obliga a la familia, la sociedad y el Estado a garantizar las condiciones para su realización. De esta manera el desarrollo deja de ser un asunto de dotaciones individuales, para convertirse en una responsabilidad colectiva sobre la cual se puede actuar, premisa que sienta las bases para el diseño de políticas públicas en este campo.

Conceptualmente, el niño desde la gestación, sus primeros anos, y sin importar los distingos de edad, genero, raza, etnia o estrato social, es definido como ser social activo y sujeto pleno de derechos. Es concebido como un ser único, con una especificidad personal activa, biológica, psíquica, social y cultural en expansión.

Se puede considerar entonces que los niños y las niñas son:

• Co-constructores de conocimiento, identidad y cultura.

• Seres complejos pero individuales, existen a través de sus relaciones con los otros.

• Nacen con las capacidades para aprender, “no necesitan preguntar ni tener el permiso adulto para comenzar a aprender”

• Su desarrollo está determinado por el contexto histórico, socio-cultural, económico y político.

• Sujeto- protagonista de su desarrollo y aprendizaje, acorde a su ciclo de vida, tiempo y espacio.

• Seres afectivos y cognoscentes, que a partir de su potencial genético puede construir las habilidades y competencias que lo acompañaran a lo largo de la vida, a través de las interacciones consigo mismo, con los otros y con el mundo.

Un niño y niña sujeto de derechos, con mayor conciencia de sus capacidades

Teniendo en cuenta que los niños y niñas son sujetos de derecho, se incorpora la Educación inicial como uno de los elementos básicos para el desarrollo integral de estos.

Tradicionalmente se ha concebido la educación para los niños y niñas pequeños como educación preescolar, la cual se relaciona con la preparación para la vida escolar y el ingreso a la educación básica. Hoy en día, existe consenso en que esta educación va mas allá de la preparación para la escolaridad. La educación para la primera infancia busca proporcionar a niños y niñas experiencias significativas para su desarrollo presente y su futuro inmediato.

Así, lo propio de la educación inicial es el “cuidado y acompañamiento” del crecimiento y desarrollo de los niños y niñas mediante la creación de ambientes de socialización seguros y sanos. Ambientes en los que cada uno de ellos puede encontrar las mejores posibilidades para el sano y vigoroso desenvolvimiento de su singularidad, en los que se asuma el respeto por la infancia y en los que se reconozca el juego y la formación de la confianza básica como ejes fundamentales del desarrollo infantil.

Se asume la educación inicial como un proceso continuo y permanente de interacciones y relaciones sociales de calidad, oportunas y pertinentes que posibilitan a los niños y las niñas potenciar sus capacidades y adquirir competencias para la vida, en función de un desarrollo pleno que propicie su constitución como sujetos de derechos. Esto implica realizar un cuidado y acompañamiento afectuoso e inteligente del crecimiento y desarrollo de los niños y las niñas, en ambientes de socialización sanos y seguros para que logren aprendizajes de calidad; son también importantes las que se realizan en los campos de la nutrición, la salud, el cuidado y la protección, porque las competencias que allí se adquieren son la base de los aprendizajes posteriores.

De manera general, los programas de atención educativa mejoran las condiciones físicas, la motricidad, las capacidades afectivas y sociales, el desarrollo del lenguaje y las posibilidades de solucionar problemas creativamente. Esto trae resultados significativos: contribuye a que se logre una mejor preparación para la educación básica; aumenta las probabilidades de ingreso oportuno al primer grado de primaria; fortalece los aprendizajes; reduce la repetición de cursos, un factor que lleva a la deserción temprana del sistema educativo; y aumenta la proporción de jóvenes que culminan exitosamente sus estudios.

De otra parte, la Política de Primera Infancia incorpora la perspectiva de la protección integral, la cual, entre otros aspectos, (I) proporciona un marco para analizar la situación de los niños y las niñas, (II) los pone en la condición de sujeto titular de derechos, (III) establece el interés superior del niño y de la niña como el criterio o parámetro fundamental, para tomar decisiones, (IV) considera que la familia, la sociedad y el Estado son corresponsales del cumplimiento de dichos derechos, (V) consideran al niño como sujeto participante, hacedor de su propia vida y no sujeto pasivo, (VI) permite abandonar miradas sectoriales o basadas en circunstancias de situación irregular, (VII) exige actuar sobre las condiciones materiales y ambientales, sobre los contextos culturales y sociales y sobre las relaciones sociales que determinan la calidad de vida de los niños, de las niñas, y no solo sobre factores aislados.

La Red de infancia, adolescencia y juventud del Oriente Antioqueno, consciente y conocedora de la realidad de los niños y niñas de nuestra Región, se pronuncia hoy 30 de Abril, día de los niños en Colombia.

El Oriente Antioqueno tiene aproximadamente 159.376 niños y niñas, de los cuales 52.737 corresponden a la primera infancia, divididos en cuatro (4) subregiones; donde constantemente encontramos historias de abuso sexual, trabajo infantil, desescolarización, consumo de sustancias psicoactivas, abandono, negligencia, y un sinnúmero de situaciones que dan cuenta de la necesidad marcada que la sociedad en pleno, el estado y sobre todo la familia, contribuyan a la restitución de los derechos de los niños y las niñas.

La Red de infancia, adolescencia y juventud le apuesta a promover el desarrollo integral de los niños y niñas desde la gestación hasta los 6 años de edad; respondiendo a sus necesidades y características especificas.

Es así, como hoy hacemos manifiesta nuestra posición de apoyar a los municipios en la adopción de la estrategia que a nivel nacional se gesta para el bienestar de la Primera Infancia: DE CERO A SIEMPRE, además de otras propuestas que redunden en beneficio de la población infantil.

Nuestro compromiso es aunar esfuerzos y continuar con el proceso de articulación que existe desde la Red de infancia, adolescencia y juventud del Oriente Antioqueno y demás instituciones y agentes educativos que trabajan en pro de la población infantil , con el fin de:

• Posicionar el tema de primera infancia para sensibilizar y movilizar la Región sobre la importancia crucial de los primeros años de vida en el desarrollo humano y como factor de progreso y desarrollo de la nación

• Promover practicas socioculturales y educativas, que potencien el desarrollo integral de los niños y niñas menores de 6 años

• Garantizar la protección integral y la restitución de los derechos de los niños y niñas que hayan sido vulnerados, especialmente aquellos pertenecientes a grupos y/o poblaciones en riesgo

• Potenciar a las familias y cuidadores primarios para relacionarse con los niños y las niñas de manera más equitativa e inclusiva, e igualmente a los centros de desarrollo infantil y la comunidad, partiendo del respeto por la diversidad cultural en las pautas de crianza

• Crear y fortalecer los mecanismos necesarios para el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de la política de primera infancia, para que tanto el Estado como la Sociedad puedan realizar análisis periódicos para garantizar una eficiente y eficaz gestión de la politica.

Nuestra apuesta por la Primera Infancia, pretende el mejoramiento de la calidad de vida de los niños y niñas del Oriente Antioqueno, donde se tengan espacios sociales y familiares óptimos para el desarrollo de estos; donde por fin detengamos los ciclos de violencia y de abusos a los que se están viendo sometidos nuestros niños y las niñas.

Es llamado es a invertir en la primera infancia porque así se reduce la brecha entre niños y niñas pobres y ricos, logrando que aquellos ingresen a la escuela primaria con la misma disposición para aprender, disminuyendo los índices de repetición y deserción.

Los primeros seis años de vida son determinantes en el posterior desempeño social y productivo de los seres humanos.

Es la edad en que el cerebro es más receptivo para fijar experiencias y adquirir los aprendizajes que lo acompañaran a lo largo de la vida.

!La primera infancia es un asunto que nos compete a todos!»

Youtube channel embed plugin by jaspreetchahal.org