Ayer se instaló el nuevo Congreso de la República y la la representación de Antioquia la tienen 25 personas, 17 representantes a la Cámara y ocho senadores. La renovación de la cuota antioqueña para la Cámara de Representantes alcanzó el 82%, pues de los 17 que corresponden al Departamento sólo repiten tres: el conservador Carlos Alberto Zuluaga, Augusto Posada del Partido de la U y el liberal so­cialdemócrata Óscar Marín. Los 14 restantes son primíparos. Los conserva dores con los casi 380 mil votos que puso su lista, aportó seis debutantes: Juan Carlos Sánchez, Marta Cecilia Ramírez, Obed Zuluaga, Nidia Marcela Osorio, Germán Blanco y Juan Diego Gómez. El Partido de la U, con su guarismo total de unos 250 mil tarjetas, quedó de segundo en votación: León Darío Ramírez, Juan Felipe Lemos y Elkin Ospina. Los liberales dieron muchas ventajas al soportar la lista sólo sobre diez candidatos, pues los otros siete aspirantes no aportaron nada en votación y sacaron unos 220 mil votos que les representó cuatro escaños, perdiendo uno con respecto al 2006. Los tres nuevos rojos son el médico y ex concejal envigadeño Víctor Yepes; el abogado y ex diputado Iván Agudelo, y el ingeniero bellanita John Jairo Roldán. El debut fajardista para la Cámara Antioquia no fue del otro mundo y sólo metieron al favorito Juan Valdés. Y Nacho Mesa salvó el honor de Cambio Radical. Ahora, cinco representantes a la Cámara hasta el lunes no renovaron la curul, los liberales Oscar Hurtado, Carlos Arturo Piedrahíta y Mauricio Parodi, el cambio Radical de Omar Flórez y el polista de Germán Reyes. En cuanto al Senado, los únicos congresista antioqueños que se treparon de la Cámara al Senado fueron Liliana Rendón Roldán y Germán Hoyos Giraldo. Entre tanto, los salientes y curtidos representantes a la Cámara, Oscar Arboleda y William Vélez se posesionan ayer como parlamentarios andinos. Y sólo un representante se jubiló y fue Pedro Ji ménez, dándole paso a su sobrino Juan Diego Gómez. En conclusión, de los 25 antioqueños que hoy decolan como congresistas, entre senadores y re presentantes a la Cámara, 10 son conservadores, 7 son del Partido de la U, 6 liberales, 1 de Cambio Radical y otro del fajardismo. Directivas En la Cámara de Representantes el conservador antioqueño Carlos Alberto Zuluaga fue elegido anoche como su presidente, quien estará acompañado en las vicepresidencias por el vallecaucano José Roosvelt Rodríguez del Partido de la U. Fuente: Periódico El Mundo

0
672

En un discurso que le tomó más de un mes preparar, Uribe hace un amplio balance de los 8 años de su mandato, pero en la única circunstancia de actualidad que hizo énfasis, sin llamarla por su nombre, fue en la situación con Venezuela.

Comenzó por decir: “Lo que no permitimos, aquello frente a lo que no callamos, es que el terrorismo pueda encontrar refugio”.

Desde hace varios años, pero sobre todo en las últimas dos semanas, Uribe ha sido más claro en acusar al gobierno de Hugo Chávez, de dar refugio a guerrilleros de las Farc y el Eln.

Casi a renglón seguido, Uribe dijo que “Colombia no se ha dejado someter por el comercio, porque Colombia sabe que si perdemos el carácter y la lucha por la libertad, perderemos el comercio y también la dignidad”.

Desde que la crisis con Venezuela empeoró, hace casi año y medio, el comercio binacional pasó de más de 8 mil millones de dólares a un poco más de dos mil millones de dólares. Las solas exportaciones de Colombia a ese país, que sobrepasaron los 6.500 millones de dólares en 2008, podrían caer, según expertos, a menos de 1.500 millones de dólares el año que viene.

Algunos empresarios y columnistas han criticado que la crisis política entre los dos gobiernos haya significado un costo tan alto para Colombia en términos de exportaciones y desempleo.

Pero Uribe, como si fuera una respuesta a esos críticos, dijo este martes ante el Congreso: “Con dignidad habrá comercio con el mundo entero; sin ella, nadie nos creerá”.

Un poco más directo, sobre el mismo tema, recordó que su gobierno tuvo “un diálogo útil, sincero y prudente con muchos países” pero al mismo tiempo trazó “una línea divisoria entre la tolerancia con el libre examen y la permisividad con el juego de los violentos que ofenden a los pueblos hermanos”.

Y concluyó esta parte advirtiendo: “Cuando la tolerancia degenera en permisividad triunfa el crimen. Cuando la tolerancia exige respeto triunfa la ley y se protege el interés superior”.

Aunque en su discurso Uribe no mencionó ni a Venezuela ni a su Presidente, fue claro que el mensaje más duro de toda su intervención fue para cuestionar de nuevo las prácticas de Chávez.

Uribe dedica la mayor parte de su presentación ante el Congreso a hacer un balance de su obra de Gobierno, a defenderla, y a despedirse.

Otro aspecto que llamó la atención de última presentación ante el Congreso fue su sentida reseña histórica para destacar a los próceres que le dieron la independencia a Colombia hace 200 años.

Fuente: Redacción Política El Tiempo